Porque los surfistas somos como niños
Surf 0

Por qué los surfistas somos como niños

Foto de portada de Ale Romo

Estamos vivos gracias al Surf

De todos es sabido lo ocurrido hace pocos días en la costa del Maresme debido a las lluvias torrenciales y el temporal de mar, ha sido una demostración de lo cruel y despiadada que puede ser la madre naturaleza en ocasiones.

Pero toda realidad siempre tiene dos caras, la positiva y la negativa, y lo que hoy os quiero relatar tiene que ver con la primera y con lo que sentimos los surfistas cuando surfeamos olas como las de la semana pasada.

Siempre he pensado que todos llevamos un niño dentro nuestro que se resiste a desaparecer y que las personas más felices son las que consiguen que ese niño siga jugando y divirtiéndose aunque esté en un cuerpo adulto. Cuando jugamos con las olas estamos haciendo feliz a ese niño que desea sentirse libre, le estamos dando vida.

Cada grito al ver acercarse una ola, cada bajada sintiendo la velocidad y energía del mar, cada pato que hacemos, cada giro, cada caída, cada visión de la serie acercándose, hacen que ese niño dibuje una gran sonrisa y se sienta más vivo que nunca.

Y eso es lo que nos hace libres, el contacto con la naturaleza, sentir que estamos vivos gracias al contacto con el mar y su energía mágica, casi cósmica me atrevería a decir.

La verdadera esencia del surf: La simplicidad

Cuando estamos dentro del agua nos olvidamos de todos los problemas, de todas las preocupaciones de la vida cotidiana, de las facturas, de las deudas, de los jefes, del trabajo, de los horarios, cuando estamos haciendo surf el tiempo se detiene y revivimos aquellos años de infancia cuando jugábamos sin ninguna preocupación más que pasarlo bien y disfrutar del momento.

Creo que esa es la esencia del surf, que el océano es un gran parque de juegos donde los adultos nos lo pasamos en grande como cuando éramos unos mocosos con los pantalones rotos de tanto jugar, no nos importaba ensuciarnos o golpearnos porque la diversión estaba por encima de todo.

Diversión, libertad, eso es el surf, quizá esté simplificando mucho las cosas pero seguramente en lo simple esté la auténtica felicidad.

Quizá la adicción al surf radique en ese sentimiento de diversión que viene de nuestra infancia, quizá las olas nos purifiquen el alma cada vez que las surfeamos, quizá los surfistas seamos adultos que no quieren dejar de ser niños.

Lo que está claro es que el mar siempre estará allí esperando a que nos sumerjamos en su mundo mágico y que nos convirtamos en niños cada vez que entramos a cabalgar las olas que nos regala, quizá solo necesitemos sentir su fuerza y energía para sentirnos un poco más libres y vivos.

Post escrito por un autor invitado: Antonio Escañuela

antuan-zarautzPost escrito por Antonio Escañuela, el coordinador de la Escuela de surf Gregal. Una de las escuelas de surf de Barcelona. Como se ve en este post Antonio siente el surf desde lo más profundo y disfruta al máximo de este deporte que para él es mucho más: su pasión y su estilo de vida. Si algo me deja claro el texto de Antonio es que como siempre me gusta repetir, no es mejor surfista el que más olas coge, sino el que mejor se lo pasa. 

¿Te sientes identificado con esta narración? Comparte este post con aquellos que también son como niños en el agua.

You Might Also Like

No Comments

Leave a reply